La Ola de Eurovillas. Parte 3

La Ola de Eurovillas. Parte 3

–       El viaje del autobús 261

En el Taller de Periodismo de José Carlos García Fajardo aprendí que nunca se debe anticipar lo que se escribirá, que se debe escribir directamente. “Llaneza, amigos, llaneza”, decía el Profesor. “Tampoco podréis usar adverbios acabados en mente”. Lo sé, lo recuerdo y lo puedo hacer, pero cada día juego al pensar en todos los que allí nos reunimos, en aquel jardín con sillas y bancos. De forma que este artículo es sobre el viaje del 261.

La anticipación la hago porque es útil, pues la narración del viaje no la haré yo como periodista, la hará Armando, uno de los integrantes de la Ola. Utilizando probablemente adverbios prohibidos y olvidando palabras útiles.

Escribe él porque no pude entender el viaje. Lo hice sólo una vez cuando fui y otra solo cuando volví de Eurovillas, interesante, bonito, nada más, dije y sostuve cuando hablé con ellos. Si la Ola basa parte de su esencia en ese bule – aspecto notable en todas sus obras –, en ese 261, en ese viaje, debía haber algo más, algo.

Llamé a los tres, pero sólo aceptó escribir su respectivo 261 Armando.

Lo titulare así: La línea 261 es el amor verdadero

En este momento Armando se encuentra inmerso en el montaje de su documental How I Met Spielberg, su opera prima, por lo que no ha podido sacar tiempo para escribir este artículo. No obstante me pidió a mí, un amigo muy cercano, que comentase algunas de las anécdotas y reflexiones que Armando me ha contado durante esta larga amistad.

Cuando Armando me comentó la idea de escribir lo que representa el 261, no pude resistirme, ya que en esencia he entendido lo que el 261 significa para él. Y resumiendo, puedo decir que el 261 es una historia de amor, es la búsqueda del gran amor.

Es imposible saber cuántas veces ha recorrido Armando ese trayecto, una vez me comentó que trató de calcularlo y creía que rondarían las dos mil, mil de ida y mil de vuelta, las cuales son bastante menos que los viajes que sus amigos hicieron durante años al ir a la universidad a diario. Armando ha tenido que salir de Eurovillas por muy diferentes motivos, desde trabajo, estudios, fiestas o citas, a incluso ir y volver en el mismo bule por pasar el rato. Pero si se pudiese resumir el mayor motivo para Armando por el que coger ese autobús, ese es el amor verdadero, el deseo de encontrar a su media naranja, la oportunidad de ser expuesto en ese gran mar artificial, donde la gente finge vivir; cuando en el fondo, muy en el fondo, todos buscan a su alma gemela. Armando ha creído encontrar esa alma gemela en chicas de cada parada que realiza este autobús, chicas que han subido o bajado en Eurovillas, Pozuelo del Rey, Torres de la Alameda, Loeches, Torrejón, Canillejas o Avenida América.

Muchas son las chicas que le han sonreído y pocas con las que ha hablado. La última fue recientemente en Avenida América, una chica sencilla la describía Armando, con el pelo corto castaño, quien comía unos tallarines chinos mientras esperaba el autobús, ella se acercó a Armando muy sonriente para preguntarle si esperaba el mismo autobús, porque estaba preocupada de que se hubiera ido, Armando le dijo que sí, que no sé preocupase, y esa fue toda la conversación hasta que la chica se bajó en Loeches. Otra anécdota es de cuando Armando estudiaba el grado superior de Imagen, el cual dejó para irse a Estados Unidos con Israel. Todas las mañanas había una chica preciosa en su parada, y a pesar de que fumaba, Armando pensó que podía ser su media naranja, pero no se atrevía a decir más que un soso “Hola” cada mañana, hasta que un día en el autobús Armando le pidió un bolígrafo, aunque él tenía, pues esperaba sacar un tema de conversación. Armando se quedó una semana con ese bolígrafo y luego haciéndose el despistado, cuando en el fondo era una estrategia pensada al milímetro, se lo devolvió, manteniendo una corta e intrascendente conversación que no llevó a nada.

También es famosa la historia de cuando el autobús se averió en Torrejón, yendo a una cena en la casa de la que fuera y probablemente sea el alma gemela de su amigo Jesús. En está ocasión Armando tuvo que cruzar Torrejón hasta la estación de autobuses acompañado por dos lesbianas, de las cuales Armando esperaba que una de ellas, la más femenina de las dos, fuera su alma gemela.

O aquella vez en que Armando iba de camino a Avenida América, donde cogería un autobús que le llevaría a otra ciudad del nordeste español para ver a quien de alguna forma intuitiva e inexplicable él cree que es la chica con más probabilidades de ser su media naranja. Cuando llegaron a Loeches, el autobús sufrió exceso de peso y se paró, por lo que tuvo que bajarse gente y saltarse las últimas paradas bajo la indignación de gran cantidad de jóvenes que esperaban ir a las fiestas de Torrejón, siendo este el último autobús del día.

Por último, no podría olvidarme de contar el encuentro más importante que Armando ha tenido en ese autobús, Armando me recuerda a menudo lo feliz que está de ese golpe del destino.  Fue la primera vez que Armando se acercó a la televisión, yendo como figurante a una serie que emitió brevemente Antena 3 hace ya varios años, la serie, La Lola. Armando volvía a casa cogiendo el autobús en Torrejón, donde se encontraban los estudios. Lo malo de subirse en Torrejón es que corres el peligro de que no haya sitio, por lo que Armando avanzó hasta el fondo, tratando de encontrar un asiento libre, y al llegar al fondo, cuál fue su sorpresa, que allí se reencontraría con un viejo amigo del instituto, y del colegio, del que hacía bastante tiempo que había perdido la relación, Jesús, quien estaba en el primer año de carrera, estudiando Química. En aquella época Armando tenía relación con Israel, quien a su vez la tenía con Jesús, pero Armando y Jesús, aunque se conocían, no tenían relación. Quizá, sin un conocimiento exacto de cómo fue, podemos decir que en ese momento comenzó la Ola, en el viejo 261.

Annunci
Questa voce è stata pubblicata in Uncategorized. Contrassegna il permalink.

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...