Negro y marrón

Pizzeria Napoli, Nápoles, Vico Bagnara

Negro y marrón

– Vamos al tercer piso – Pero allí no vive nadie – No me importa, vamos – Vale.

Entraba la luz de la calle por la ventana o quizás fuese la luz de la luna. Se veía lo suficiente para comprobar que los tres colchones de aquel cuarto estaban de pie, no tumbados.

Naranja y blanco, los demás colores quedaron sobre las escaleras y el suelo.

La miraba y veía el último juego de los niños. Ganaba el pequeño – el de la derecha en la quinta fotografía – porque había intuido la carta del enemigo y pronto acabaría la partida.

Tocaba elegir.

– Vámonos – ¿Pero a dónde? – Donde vivan las personas, quiero estar a solas contigo, la partida se acabó, vámonos.

Vale, dijo ella.

Azul y rojo, porque en el Sur Italiano de Nápoles el azul se transformaba en sangre por las calles y las personas, por la violencia y el ruido, por la vida a partir de hoy.

Sus ojos marrones a veces se cubrían de negro, o de verde, rosa y azul. Nunca lo hicieron de amarillo.

Negro y marrón, los colores más bonitos estaban en el Sur, daba igual que Sur fuera.

1

2

3

4

56

Annunci
Questa voce è stata pubblicata in Uncategorized. Contrassegna il permalink.

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...