Pasaje III de nuestra Generación ( la fama, cenizas )

III

“A mi mujer Rosita, cuya ausencia ha marcado aún más mi amor por ella”.

Juan Claudio Cerne Nemeth

.

Población mundial en el año 0: 200.000.00

Población mundial en 1900: 1.650.000.000

Población mundial en 1950: 2.518.630.000

Población mundial en 2010: 7.000.000.000

( cada día es más difícil ser famoso [ser reconocido por los demás, por los desconocidos] )

.

Enamorarla es hacer que ella te considere el mejor hombre entre todos. Enamorarla es hace que una desconocida te deje entrar en su casa. Enamorarla es que para ella seas único; éxito, fama, final.

.

Ejemplo de fama total y absoluta

El hombre conoció a la que sería su mujer con veintiséis años, se “enamoró” de ella nada más verla. Era muy guapa ( en su opinión ) y sobre todo ( pensaba él ) ella se había fijado en él ( y no en otro, pero había miles ). Se sintió atractivo y querido.

Él era lo más importante del mundo para ella, era famoso, era único, especial.

Después de dos años de relación llego el día de su boda.

Boda: evento especial en el que por un día una pareja de enamorados o “enamorados” es el centro de atención, los más famosos del lugar, del día, del país o del pueblo. Una gran cena en la que ellos son el centro de la sala, el mejor vestido para ella y para él con superioridad sobre el resto de invitados. La familia felicita, se come muy bien y de manera especial. Todo es especial, único, inolvidable, exitoso, algo propio de famosos.

Eventos similares a una boda: graduaciones, bautizos, fiestas de cumpleaños, entierros, despedidas, bienvenidas, sin etc.

Se casaron y tuvieron dos hijos, fueron maestros de la creación, una hija y un hijo sólo para ellos, hechos por ellos, lo único que de verdad podían tener y querer. Se convirtieron en ese momento en los padres más importantes del mundo, fueron de nuevo famosos para ambos hijos, a los que llamaron con nombres comunes.

Pero

Pero un día ella conoció a otro hombre, encontró a un hombre al que quería más, al que amaba quizás más, por el que sentía quizás amor. Fue una equivocación entonces todo lo anterior, pensó ella. Con el tiempo había ido descubriendo que al hombre al que pensaba “amar” nunca lo había querido en realidad.

Desde el inicio se equivocó, otro hombre le había hecho ver lo que era el amor de verdad, la auténtica fama, el éxito, el final, el verdadero final.

Él

Y él, el hombre que nunca había conseguido ser lo suficiente famoso para ella, el que nunca había conseguido que ella le amase de verdad, creó la forma perfecta de alcanzar la fama, brutal, para que ella nunca le olvidase.

Esta creación de fama hizo que ella le odiase todos los segundos de su vida por la forma en el que se hizo famoso para ella, que pensase en él todos los días de su vida. Esa vida que, como dijo Cesare Pavese antes de suicidarse con somníferos, son tantos días, y así hasta su muerte, pues hasta su muerte pensará en él.

La fama

El hombre asesinó a sus propios hijos, que eran también de aquella mujer a la que había perdido, quemó los cuerpos de sus propios hijos muertos hasta reducirlos a cenizas, de forma que nunca se pudiesen encontrar los restos. Dijo a los medios ( los que permiten la fama ) que sus hijos había desaparecido, que alguien se los había llevado de su lado. Se enteró así la mujer ( por los medios ), la madre de los hijos que él mismo había matado y quemado hasta reducirlos a cenizas.

La obra de este hombre hará que la mujer nunca sepa la verdad, pues sus hijos muertos nunca aparecerán, ni muerto ni vivos, al ser quemados por su propio padre.

Ella siempre tendrá una mínima esperanza de que vuelvan, y vivirá torturada todos los días de su vida al pensar que “quizás” fue el hombre con el que tuvo a sus propios hijos quien los hizo “desaparecer”. Él  nunca dijo la verdad, solo quien lee este relato puede saberla y entender todo, pero ella no, la mujer nunca supo a ciencia cierta ni quien había matado a sus hijos ( solo sospechaba que fue él, le parecía inhumano que hubiese sido el propio padre ) ni si – en su caso – habían sido secuestrados. Cenizas.

Dicen que el Ulises de James Joyce es una gran obra porque tiene miles de lecturas, una obra – dicen – que se convirtió en maestra cuando Joyce murió y las lecturas se hicieron infinitas, pues era ya imposible saber la verdad sobre lo que de verdad quiso escribir.

III

Existen otros tipo de fama: los artistas ( músicos, escritores, pintores, cineastas, etc. ), los que se acuestan con hombres y mujeres y hacen listas, los que salen del armario y se rebelan, los que se rebelan, los que nunca escuchan, los futbolistas, los que nunca preguntan, los que se creen que Dios les protege, los que creen que Dios existe, los vegetarianos y veganos, los que se hacen tatuajes, los que seponen pendientes, los que se maquillan, los que se visten diferente comprando ropa diferente, los que viajan a la India, los que viajan sin un pensamiento previo, los revolucionarios no violentos,

los que no dudan.

Cenizas.

III

Annunci
Questa voce è stata pubblicata in Uncategorized. Contrassegna il permalink.

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...