Futbalový Klub Inter Bratislava

Estamos en extinción

.

Ella en extinción

“Le decía a mi abuelo que yo estaba en extinción, recuerdo que lo hacía para que me quisiese siempre. Así nunca se olvidará de mi”.

.

Un japonés en extinción

Un japonés ha decidido viajar por el mundo durante tres años para hacer fotografías de frente a chicas guapas ( bonitas ). Un japonés de Tokio que lleva un cuaderno con la frase traducida en todos los idiomas de los países que visitará o ha visitado.

“Hola, soy Makoto, viajo por el mundo para hacer fotografías a chicas guapas como tú. Mírame”.

A medida que vive Makoto se extingue. Se alimenta de bollería industrial, redondeles de queso con especias y sopas de sobre o en bote.

.

El Este en extinción

A principios de los años ochenta mi padre viajó al Este, al que todavía existía. Quiso ir a Rusia, pero debido al complicado trámite burocrático le aconsejaron ir a Bulgaria y llegó en avión a Burgas.

El mundo comunista atraía a mi padre español tras una infancia y una juventud en un régimen dictatorial y anticomunista. Había que visitar aquello antes de que cayese.

Había cientos de agencias de viajes que organizaban viajes a este tipo de países del Este.

El Este antes era un destino para los jóvenes, como ahora lo es la India y el mundo para Makoto.

Al menos en Bratislava el Este se ha extinguido. Debido al euro, a la entrada en la Unión Europea y a la educación de los jóvenes en el inglés y en el capitalismo.

Había un anuncio que decía: Déjame en Paz Publicidad.

En el centro de Bratislava el supermercado más grande es el británico Tesco, la publicidad de las Aerolíneas Turcas vende mar y calor a menos nueve grados con una chica guapa – de las que fotografiaría Makoto si la viese en Bursa – en bañador, y el segundo banco más importante del país es italiano:  el VUB Banka (filial del Intesa Sanpaolo). Menos mal que el primero es Eslovaco: el Tatra Banka, fundado en diciembre de 1991, cuando Checoslovaquia empezaba a ser Eslovaquia y República Checa.

.

Aun así el Danubio sigue desembocando en Rumanía, naciendo en Alemania y pasando por Bratislava; aun así las personas mayores te indican que ellas saben alemán y no inglés, de forma que las conversaciones quedan reducidas a gestos para conseguir un vaso de agua del grifo.

En este Este ya no hay camiones ni coches destartalados, tampoco grandes caliches (desperfectos) en los edificios. Todo sigue siendo igual, unos han ganado y otros han perdido. Los niños quieren ver el espectáculo de La Edad de Hielo (el show de Ice Age).

Por eso el partido de fútbol entre el Futbalový Klub Inter Bratislava y el Športový Klub Slovan Bratislava se juega en Štadión Pasienky, el único lugar donde vimos algo del Este que visitó mi padre.

Personas recogiendo ropa y objetos del suelo, algo que no entendíamos, pues estaban en retirada y había un coche con una matrícula polaca cuyo conductor nos advirtió de algo. Un vestido rosa de niña horrible. Coches viejos con antiguas matrículas eslovacas.

Algo que ella y yo no entendimos, como tampoco mi padre entendió que en Burgas los búlgaros viajasen en tren decenas de kilómetros para comprar pilas.

Al fin encontramos algo que evita la extinción o deja que una muerte sea tranquila.

.

Suerte Makoto.

.

DSC04569 DSC04572 DSC04577 DSC04593 DSC04599 DSC04604 DSC04614 DSC04617 DSC04621 DSC04622 DSC04623 DSC04624

.

 

Annunci
Questa voce è stata pubblicata in Uncategorized. Contrassegna il permalink.

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...