Los seis de Biasioli

Los seis de Biasioli

.

“Los recuerdos comunes de una generación permiten prejuicios que aceleran las amistades, el sexo e incluso el amor”

“No utilizo a las personas para no escribir sobre ellas, simplemente no quiero que lo sepan”

“El grupo de seis pokemon con los cuales te enfrentabas a los campeones de la Liga aceleran la amistad, el sexo e incluso el amor”

Cazzo, cazzo, cazzo. Mi hai scombussolato, cazzo. Sporca puttana giornalista ! Vaffanculo ! Ora non riesco neanche a seguire niente qua dentro, non vedo l’ora che finisca la prima ora per andare fuori a sfogarmi.

Advertencias previas

  1. El texto será comprensible sólo por las generaciones que jugaron de pequeños a la Edición Amarilla de Pokemon.
  2. Si este texto se convierte con el tiempo en arte será necesario que los filólogos que quieran comprender casi totalmente la obra jueguen al juego de Nintendo o lean la guía sobre Pokemon de Armando Molina e Israel Yáñez con Fernando Lafora.
  3. En España y en Italia todos los Pokemon se llamaban igual, lo que me ha permitido hablar largo y tendido en el estadio de fútbol del Trento con G. Biasioli.

 Texto advertido

Gabriele Biasioli tuvo en su squadra pokemon de la Versión Amarilla a Pidgeot, Victreebel, Raticate, Zapdos, Nidoqueen y Nidoking. Abandonó a Pikachu desde el inicio porque se sentía un rebelde, Pikachu era demasiado conocido y él quería su fama propia, con sus propios pokemon llevados de la mano. Tampoco eligió irse con Squirtle, Charmander o Bulbasur por el mismo motivo, lo hacían todos, no eran para él, él era el Biasioli. Ya lo intuía.

De igual forma todos los pokemon que entrenaba día a día eran los que habia capturado al inicio, era un tipo constante Gabriele, fiel a sus principios y tenaz. Sin dudas. Además casi todos los pokemon que tenía evolucionaban dos veces cada uno, aprendían y esto era algo que se podía comprobar, pues cada vez eran más fuertes, más tenaces. Fuertes.

De forma que Biasioli sólo tenía una duda, era la elección de Zapdos. Nadie lo sabía pero quizás suplía al Pikachu que siempre había rechazado, quizás las ganas de volar en una tormenta violenta sin lluvia. La luz que necesitaba por la falta de Pikachu. El pájaro potente y el animal legendario, enorme, famoso, el gran artista. Algo es una palabra.

Una duda en definitiva tenía Gabriele Biasioli.

Pero joder, dejame robar la camiseta de fútbol del Trento del maniquí y huir luego saltando una valla de 4 metros.

.

DSC04827 DSC04828 DSC04829.

Annunci
Questa voce è stata pubblicata in Uncategorized. Contrassegna il permalink.

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...